SALUDOS

Intenté esconder mi "ego". Después pasé a ser "observador"; y ahora soy "INTÉRPRETE".

Consecuentemente toda opinión dada, es una visión muy particular y concreta.

No la tome como cierta, ni falsa; simplemente es, otro punto de vista.

¿QUÉ HORA ES EL MUNDO?

sábado, 7 de agosto de 2010

LA DIFICULTAD PARA DESCUBRIR NUESTRO "EGO"

“¿Sabéis por qué creo que nos cuesta tanto descubrir al ego y ponerlo bajo nuestro control?

Porque en una época fuimos “ego”.


Me explico:

Cuando nacemos bien poco nos importa quiénes somos.

Descubrimos poco a poco que somos seres individuales, nos damos cuenta que nos diferenciamos de los demás.
Tomando como referencia nuestras vivencias y lo que aprendemos de nuestra familia y la sociedad comenzamos a centrarnos en lo que somos; para ello, tomamos como referencia “objetos”. Quizás en este proceso es donde empiece a formarse el “ego”. Para saber quiénes somos, nos convertimos en ego. Según lo define Deepak Chopra: “El ego es cuando nos identificamos con los objetos”.

El “ego” nos dice quiénes somos; es nuestro sistema de referencia. Y no sólo nuestro, creo que el de la mayoría de la sociedad.

¿Cómo vamos a deshacernos de esa sensación de seguridad? ¡Saber quiénes somos!

Perdonad que haga un inciso. Reflexionando sobre ésto, me vino un pensamiento de Eckhart Tolle: “Si el sufrimiento es innecesario ¿Para qué nos hace falta?
- Pues nos hace falta hasta que nos damos cuentas que no nos sirve para nada.”

Pregunto: Si el "ego" parece que nos causa más molestias que beneficios. ¿Para qué nos sirve?, la respuesta sería similar: El “ego” nos hace falta hasta que nos damos cuenta que nos está perjudicando. Y nos damos cuenta mediante el sufrimiento.

Nuestra conciencia necesita renovarse para evolucionar, y nosotros nos quedamos “apegados” a rutinas que ya no nos sirven, y a la larga termina perjudicándonos.

Resumiendo: Para desenvolvernos en esta vida necesitamos tener referencias. Cuando nos apegamos a esas referencias y creemos que nos definen en nuestra totalidad, somos al 100% “ego”.
Hay una época en nuestra vida que es imposible distinguirlo porque somos “ego”. Si nuestra vida transcurre en un ambiente de pocos cambios, como ocurría hace algunos años. Somos más “ego” que nuestra esencia, y nos sirve; pero con la vida cambiante y multicultural que se está dando el “ego” queda desfasado y no nos queda más remedio, si queremos aliviar nuestro “dolor”, que buscar nuevas perspectivas.
Y ese "camino" es el que transito actualmente.